AMISTAD CON DERECHO A ROCE… ¿ES POSIBLE?

El tener relaciones de algo más de amistad con tus amigos sin que esta desaparezca parece muy complicado, pero no imposible.

El principal problema de este tipo de relaciones es que uno de los dos acaba queriendo tener algo más que una amistad con sexo. Para que eso no ocurra debes de hacer caso a estos 5 consejos.

Dejar claro desde el primer momento en que consiste esa relación

Esta debe de ser el pilar fundamental para tener un “amigo con derecho”, por lo que es algo que ambos debéis de respetar. Si se es amigo, no se es novio, es decir, ninguno de los dos quiere a la otra como pareja estable.

Si esta base se rompe lo más aconsejable es acabar con esa relación cuanto antes, antes de que sea demasiado tarde y sea más doloroso.

Encuentra a tu amigo interesante.

Aún a sabiendas de que no va a ser tu pareja, esta relación va a ser de amistad. Es decir, no va consistir solo en sexo,  por lo que va a ser imprescindible que la otra persona nos parezca interesante y divertida.

Resumiendo, que nuestro amigo no nos tiene que gustar en el plano amoroso, pero si en el personal.

Frecuencia con la que os veis.

No es muy recomendable ver a tu pareja con demasiada frecuencia, ya que si así lo haces la relación se va a parecer más a la de una pareja normal.

Hay que controlar el tiempo que se pasa con la otra persona, así tiene más probabilidades de que dure más tiempo.

Tienes que tener claro que esa relación no tiene fecha de final

Con esto queremos decir que este tipo de relaciones son frágiles, es decir, que pueden acabar en cualquier momento. Por lo que es un factor a tener muy en cuenta a la hora de iniciarla.

La atracción sexual tiene que ser alta

Antes hemos comentado que la atracción personal es importante, pero la atracción sexual tiene q serlo más, puesto que la relación se va a basar en el sexo; ya que si no existe la química necesaria en este aspecto… este tipo de relación carece de sentido.