Señales para detectar una amistad toxica.

Los amigos son fuente de felicidad, podemos confiar en ellos, están ahí para lo bueno y para lo malo. Sin embargo, no siempre las personas que nos rodean son verdaderos amigos. A veces nos aportan sentimientos negativos y nos menguan. En la amistad hay altibajos, y discutir con amigos es normal, pero hay que saber distinguir entre un mal momento y cuando una amistad se vuelve tóxica.  Las personas tóxicas nos afectan emocionalmente, nos restan energía y van minando nuestra autoestima.  A continuación explicaremos una serie de señales para detectar a un amigo tóxico.

La envidia

Esta persona no se siente cómoda cuando estas con terceras personas que te importan (familiares, otros amigos o conocidos). Buscará aspectos negativos a esas personas para hacer que te alejes de ellas. A veces pueden pasar ciertos límites como poner en tela de juicio tu relación sentimental sobre todo cuando tengas una crisis de pareja. Te dirá que tú te mereces algo mejor y lo que en realidad quiere es que solo le hagas caso a él. Esa persona te tiene envidia y te desea lo peor. Crea un círculo de exclusivo totalmente tóxico.

Control y manipulación

Hacerse bromas entre amigos es normal, pero no es lo mismo cuando empiezan a criticarte y hacer sentir mal día tras día.  Saben tus debilidades y fortalezas, y las aprovechan para manipularte y minarte. Es una persona que lo controla todo y decide todo. Es quien elige lo que vais a hacer cada vez que salís, las películas que vais a ver al cine, los viajes o salidas que vais a hacer o con quién te puedes relacionar y con quién no. Si las cosa no se hace como esta persona quiere te manipula hasta conseguirlo y además te hace sentir culpable e inferior. Necesita sentirse poderoso y controlador

No te puedes fiar

Todos tenemos amigos con los que hablamos de un poco de todo. Sin embargo, a los amigos más íntimos son a los que de verdad les contamos nuestros mayores problemas y secretos. Todos podemos  cometer errores pero hay que desconfiar cuando un amigo no sea cuidadoso con las cosas que le contamos. Ese amigo se vuelve tóxico cuando no puedes confiar en él, no hace más que mentir y actuar de forma extraña. Esto lo hace para llamar tu atención y manipularte. Debes ser inteligente y notar que las historias que te  cuenta no tienen sentido o no encajan, y que son mentira.

No hay reciprocidad

Es una relación unidireccional, hay una persona que aporta el mayor peso a la relación. En algún momento empiezas a notar que tú aportas pero no recibes nada a cambio. No es que tu amigo sea pasivo, sino egoísta. Este tipo de amigos siempre está constantemente queriendo contarte su vida y preocupaciones, pero cuando tú quieres hablarle de tus temas pasan de ti. Si tras hablar con esa persona sigue igual, lo mejor que puedes hacer es terminar esa relación de amistad, ya que de amistad no tiene nada.

Decepción tras decepción

Esto se da cuando un amigo te deja plantado constantemente. Cuando ocurre una vez no le damos importancia pero ya si se repite es otra cosa. Esta persona prefiere hacer otros planes que salir contigo. Te pide dinero prestado y nunca te lo devuelve. Prefiere salir con un posible ligue que contigo. Te acabas hartando de su actitud porque ni cambia ni pide perdón. Sabes que este amigo no va a cambiar, lo mejor que puede hacer es dejarlo.

Calidad del tiempo

El tiempo que inviertes con esa persona tóxica no es de calidad. Se crean situaciones de tensión, no sabes qué contarle a esta persona por miedo a que te critique. Empiezas a mentir y a inventar excusas para no ver a esa persona ya que estar con ella te provoca incomodidad y te desanima. Cuando quedas con esa persona te sientes agotado, que te ha absorbido la vitalidad, y además sientes que has perdido el tiempo con alguien que no vale la pena, pero también te crea ansiedad y culpa si no quedáis porque te hace sentir mala persona.