CONSEJOS PARA CONSERVAR A TUS AMIGOS

La amistad es uno de los pilares importantes de nuestra vida. Los amigos influyen en nuestro bienestar psicológico, por ello es muy importante conservarlos. Todos alguna vez hemos perdido amistades por pereza o descuido de la relación, o por no saber perdonar y ser demasiado orgullosos.

Por eso hoy os  traemos unos consejos para conservar a vuestros amigos.

Aprecia a tus amigos

Un verdadero amigo es aquel con el que no desaparece el contacto, aunque vivas en otra ciudad o en otro país. Si descuidamos nuestra amistad aunque sea de forma inconsciente, la relación acabará enfriándose y a la larga terminará por completo. Esto suele pasar sobre todo con amigos que ya no viven en nuestro entorno, pero también puede ocurrir con amigos más cercanos con los que incluso convivamos a diario. La amistad no implica una cercanía física en sí, pero sí que se demuestre cariño a través de un contacto sincero, no forzado y una gratitud permanente. Hablar de vez en cuando y ver qué  tal está la otra persona. Si nuestra amistad acaba siendo rutinaria sin ir más allá de los convencionalismos, ésta puede enfriarse del todo, aunque nuestro amigo viva al lado.

Preocúpate por tus amigos

Un problema grave en una relación de amistad es el egoísmo. Si solo pensamos en nosotros, y utilizamos a nuestros amigos para satisfacer nuestras propias necesidades, acabarán hartándose de nosotros tarde o temprano y nos abandonarán. Cuando estamos con un amigo, no solo hay que hacer lo que nosotros queramos sino también lo que le gusta a la otra persona. La amistad es una relación de reciprocidad, dar y recibir. La amistad no es solo para divertirse, un amigo es una persona que está para apoyarnos en los buenos y malos momentos, y nosotros debemos hacer lo mismo por nuestros amigos.

Sé honesto

En una relación de amistad no puede haber mentiras, si no eres sincero no es una amistad verdadera. En la vida se puede conocer a mucha gente pero un verdadero amigo es alguien en quien puedes confiar y expresar todo lo que sientes. La única forma de conectar con un amigo es abriéndonos a esa persona, contándole nuestras alegrías y preocupaciones y escuchando las suyas. Las amistades sinceras son las que perduran en el tiempo.

Sé generoso

Los buenos amigos son los que siempre están dispuestos a ayudarte sin esperar nada a cambio. También confía la suficiente en ti como para decirte si estás haciendo algo mal, pero no lo hace con mala intención sino por ayudarte.  Un verdadero amigo sabe lo que es correcto y por ello sabe que si estás haciendo algo que no está bien te lo dirá porque le preocupa lo que te pueda pasar. Si hacemos algo que enfade a nuestro amigo pero lo hacemos por su bien, al final acabará agradeciéndonoslo, y viceversa.

Sé humilde en tus expectativas

A veces, por muy buenos que sean nuestros amigos, nos decepcionan. Esto le pasa a cualquiera. Todo el mundo puede tener un mal día o una mala racha. Alguna vez en la vida podemos ser heridos por nuestro mejor amigo. ¿Quién no se ha olvidado alguna vez de un cumpleaños o cualquier otra fecha importante? A veces no te cogen las llamadas o no nos ayudan cuando lo necesitamos, pero debemos pensar en que será una actitud pasajera. Todos somos humanos, y todos tenemos fallos. Aunque todo tiene un límite, no cometas el error de perder por completo el contacto con tus amigos, nunca es tarde para recuperar una amistad.

Aprende a superar las discrepancias

En la amistad hay altibajos, y siempre puede haber alguna discusión. Pueden surgir discrepancias o desencuentros, incluso con nuestros mejores amigos, pero es precisamente la habilidad para solucionar estos problemas lo que refuerza nuestra amistad. Todos podemos pasar momentos de tensión y estrés, y herir a un amigo con nuestras palabras y ellos pueden llegar a hacer lo mismo. Por ello, para que una relación sea duradera hay que saber perdonar y pedir perdón. El rencor no sirve de nada, solo para destrozar una amistad.